Cielo Nocturno - Un amor inevitable

-PRIMERA PARTE-

Todos los problemas de los Vulturis fueron acabados. Pero un nuevo conflicto se le presenta a Jacob.
Cuando Jacob se entera que Los Cullen lo alejarán de Renesmee por el bien de ella, no lo puede soportar.
Intentará hacer todo lo que le haga falta para tenerla devuelta, y cuando piensa que está cerca de conseguirlo, un nuevo problema se le presenta.
¿Podrá el amor de Jacob y Renesmee volver a renacer?

97 Capítulo: Esperando el momento

miércoles, 6 de enero de 2010

Los mire a ambos. No quería hablar, eso nunca funcionaba, las charlas intensas me sacaban de quicio. Me pregunto qué me piensan decir ahora.
- Renesmee, tenemos que hablar contigo. Contarte qué estuvimos haciendo estos días. – comenzó Bella
- Dale, ¿enserio que me van a decir la verdad? ¿Enserio? Va a nevar. Primera vez en la vida. – dije irónicamente
- Ness, viajamos a África, - comenzó mi padre
- Qué bueno – respondí sin levantar la cabeza.
- Llevamos a Anelisa con Nahuel.
Los miré. Eso no me lo habían dicho y no me agradaba.
- ¿Qué? – Emití - ¿Por qué se la llevaron? ¿No va a volver?
- Sus padres han fallecido, Renesmee – me informó mi mamá – murieron cerca de la playa de La Push cuando Ane vino con nosotros. Los mataron los vampiros que vinieron. Seth y Leah los encontraron.
- Y nos pareció lo mejor de llevarla con Nahuel. Él y su mujer la pueden mantenerla segura. – siguió mi papá.
No lo podía creer, pobre Anelisa.
- ¿Pero los padres de Ane no eran vampiros?
- No. Ella era adoptada.
- ¿Qué? ¿Y quiénes eran sus verdaderos padres?
- No lo sabemos.
- Pero entonces, ¿no la veré más?
- Pensamos hacerles una visita pronto. – notificó Bella
Eso sonó mal, no digo que no quiera verlos, pero cada cosa que me alejase de mi hogar me hacía pensar mal, como si algo fuese extraño, me estaban ocultando la mayoría del plan, como lo hacían normalmente
- ¿Eh? ¿Hasta África? - Pregunte, de mala gana.
Los amo, tanto a ellos como a los restantes miembros de mi familia, sé que me quieren proteger cada minuto, pero aun así no logro comprender por qué me alejan de Jake, ¿Acaso no saben que él me haría totalmente feliz?. Y todos podríamos vivir en armonía, seguramente el detalle que faltaba es que, la falta de información hacía que no estuviese al tanto de la realidad como para actuar correctamente.
De pronto sentí un ligero dolor agudo en la cabeza. Me lleve la mano hacía la nuca.
- ¿Te sientes bien? – Me dijo Bella, con aires de preocupación.
- Si, siento preocuparlos, lo de la visión, es que me siento cansada, harta de la situación, me dan dolores de cabeza, pienso que alejaran a Jake de mi nuevamente, y yo lo quiero, en verdad que sí, es como si fuese el destino, y no podre alejarme otra vez.
Ellos se miraron entre si y luego a mí.
- Es que, es muy difícil que puedan estar juntos, mientras pasan estas cosas.
- Si es que me quieren hacer feliz, déjenme verlo, no les pido que sea hoy, pero no me separen de él para siempre.
Otra vez se miraron.
- ¿Nos creerías si te decimos que lo volverás a ver?
No entendí que quisieron decir pero no quise pensar darles oportunidad de arruinarme la vida.
Salí corriendo de mi dormitorio y me encerré en el antiguo de Nahuel, ahí nadie entraba, y con cerrojo, tirar la puerta abajo sería la única salida, luego de tenerlo en cuenta, salte por la ventana y empecé a correr.
Debía huir, si no lo hacía con Jake, lo haría sola.
Intervenciones, cada minuto una nueva. Seth me perseguía.
- ¿Intentaras frenarme? - Le dije. El tomo mi mano y me sostuvo.
- ¿Qué haces Nessie?
- Alejándome de mí familia antes de que me alejen de Jake.
- Nessie... no es bueno que hagas eso
- Me cansé Seth, de que me sorprendan siempre con estupideces y que me entere de todo a última instancia.
- No sé qué ocurrirá Ness, pero salir sola es una muerte segura. Primero debes mantenerte viva, y si te intentan separar de Jacob, ya podrás pensar un plan mejor. Es una completa estupidez lo que estás haciendo. Y lo sabes.
El me caía muy bien. Siempre decía lo correcto, era uno de mis mejores amigos, me gustaría tener un hermano así.
- Lo hare. ¿Me quieres acompañar?
- Obvio. Mi amigo Jake me mataría si te dejo andar sola por el bosque.
Emití una risa simpaticona.
- ¿Y él donde está ahora?
- Me dijo que tenía que hablar con tus padres. Igualmente, no lo veo hace bastante. No se encuentra del todo bien. Luego de tener la charla con Carlisle, parece como si todo haya cambiado.
- ¿Por? ¿Qué le dijeron?
- No tengo la menor idea, pero creo que nada bueno.
- Entonces debe de estar en casa.
- No, no creo. Edward y Bella irían a encontrarse con él por el bosque.
- ¿Qué le dirán?
- No lo sé.
Al llegar fui hacía mi casita, Seth se marchó.
- Hola Alice, si vienen mis padres, diles que pasen.
Ella sonrío.
Me adentre en la casa y agarre un libro que se hallaba abierto de par en par, uno que jamás habían visto mis ojos, decía: El escape.
Y en la parte de arriba de la página marcada vi dos frases:
Nessie, espera, las cosas calmaran, si en algún momento nuestros caminos se separan, sólo me queda decirte que esta vez tengo una idea de no quedarme atrás, o eso intentare, te quiero. Acuérdate: hay que esperar el momento.
Me lleve el libro a mi corazón y lo abrace con fuerza. Sus palabras eran como una relajación para mis oídos, estuviesen escritas, impresas o dichas.
Dormí unas cuantas horas y al despertar, sentí que tocaban la puerta. La abrí.
Edward y Bella me miraban atentos.
- Nos falto decirte algo.
- ¿Qué?
- Nahuel nos dio un obsequio para vos. Sacaron un paquete chiquito envuelto cuidadosamente y me lo dieron.
Lo abrí, al principio lentamente, pero al final me desespere y quedaron papelitos por todos lados.
Una pulsera que podía ser vista desde cualquier lugar, brillaba como una estrella. Me la puse y los volví a mirar.
- Me encantaría darle las gracias.
Bella me tendió su móvil.
- Puedes hacerlo.
Se fueron para dejarme mi espacio. Y lo llame. Me faltó preguntarle si habían visto a Jake pero ya era muy tarde
- Hola Ness, ¿Como andas?.
- Bien. - Dije dudando si podía confiar en él. - ¿Ustedes?.
- También, ¿Te gusto nuestro regalo?, Anelisa te manda besos.
- Si, lo adore, igualmente espero que vengan pronto.
No respondió hasta unos segundos después.
- Creo que esta vez vendrá la gran familia. - Dijo riendo. Otra cosa que no sonaba bien.
- Eh, bueno, entonces, hasta pronto. - Corte.
Ese día estuve cada hora, minuto y segundo en la casita, Emmet y Jasper se turnaron y me trajeron la comida, fideos a la boloñesa, riquísimo. Aunque no tenía mucho apetito, me los como ya que era una de mis comidas favoritas.
Soñé con cosas lindas que se tornaban espantosas. Una, era Alice, tenía como siete visiones, una tras otra y luego de ver cada una de ellas cerraba los ojos como si estuviese por llorar. Al principio su cara era feliz pero luego cambiaba repentinamente
- ¿Ness?, ¿Que ocurre? - Era Esme.
- Nada, ¿Por que lo dices?
- Has estado gritando. Otra vez.
- Lo siento.
- No digas eso, no es tu culpa, no lo puedes controlar.
Cerré los ojos y me volví a dormir.
Pero esta vez fue peor, Rosalie caminaba por un sendero que me pareció familiar y mascullaba insulto a la ligera, me pregunte a quien estaría por matar. Oh no. Esto se va a volver eterno. Prendí mi velador y escribí una carta.
Querido Jake :
Temo que nuestros deseos serán irrumpidos, lo siento, aquí en mi corazón. No sólo porque no me lo permiten, si no porque veo en sueños lo que sentirá mi familia con mi desaparición, créeme no deseo nada mas en el mundo que irme lejos con la persona que más quiero, pero me temo, que por ahora, me tendrás que seguir de cerca, no puedo prometer nada, me ocultan más de la cuenta. Pero nunca pierdas las esperanzas, Jake. Sabes que te quiero, y mucho, y que haría cualquier cosa por no perderte de nuevo. Soy una chica de palabra, Jake. Siempre cumplo mis promesas, aunque sean las más peligrosas. Tú sabes lo que debes hacer y yo también: esperar el momento.
Te quiero mucho.
Nessie.
La guarde en un sobre y marque en mi celular el número de Seth.
- Necesito que vengas, ¿No te he despertado?, ¿Cierto?
- Estaba patrullando, iré enseguida.
Mi familia tampoco permitía la cercanía de la manada, pero Esme admitía que venga Seth por unos diez minutos y me cuente una historia, por los menos eso creía ella. Engaños, me estaban atrofiando la mente.
Tocaron la puerta.
Lo abrace y le entregue la correspondencia privada como le decíamos.
- Trata de que llegue a manos indicadas.
El asintió.
- ¿Has visto a Jake?
- Me temo que no. Luego de haber hablado con tus padres desapareció. No nos pudimos comunicar con él de ningún modo. No atiende el móvil, ni podemos oír sus pensamientos.
- ¿Dónde estará?
- No lo sé. Me tengo que ir Ness. Nos vemos.
- Adiós Seth.
Temí que le haya pasado algo. O peor aún, que mis padres le hayan dicho algo que no le haya agradado demasiado. Espero que lea la carta, igualmente no tuviera nada que saber más de lo que ya sabía. Lo único que teníamos que hacer era esperar el momento.
Cuando cerró la puerta caí en un sueño profundo del que no me pude salvar.
Tocaron la puerta.
- Jackelina.
Viviendo sola, las visitas se hacían cada vez mas seguidas.
- Pase.
Abrace a mis padres y me senté en mi cama, algo venían a decirme. Se veían aterrados y yo estaría a punto de tener la misma cara si la noticia era lo que yo creía.
Crucé los dedos y los mire seria.
- Tenemos que decirte algo.
Suspire.
- Díganme - Dije bajando la mirada hacía el piso.

Oficial de Cielo Nocturno - Fanfic hecho por Fans y para Fans - Basado en la novela de S.M.

Capítulos - Primera Parte