Cielo Nocturno - Un amor inevitable

-PRIMERA PARTE-

Todos los problemas de los Vulturis fueron acabados. Pero un nuevo conflicto se le presenta a Jacob.
Cuando Jacob se entera que Los Cullen lo alejarán de Renesmee por el bien de ella, no lo puede soportar.
Intentará hacer todo lo que le haga falta para tenerla devuelta, y cuando piensa que está cerca de conseguirlo, un nuevo problema se le presenta.
¿Podrá el amor de Jacob y Renesmee volver a renacer?

17 Capitulo-La sorpresa

miércoles, 18 de marzo de 2009

 

A la mañana siguiente Alice vino a despertarme
- Criaturita… despiértate. Tienes que ir al colegio
- Cinco minutos más… por favor…
- Ni cinco ni dos ni un minuto más. Te tienes que levantar y alistar.
- ¿Qué hora es?
- Las 8.15 AM
- ¡Es re temprano!
- No. No lo es. A las 9 debes estar en el colegio… aparte… te tenemos una sorpresita… - al oír estas palabras salté de la cama y me dirigí hacia la puerta. – a dónde crees que vas chiquita… debes alistarte primero… ven que te cambio.
- ¿Cuál es la sorpresa? Por favor, necesito saberlo… ¿me mostrarán la parte de arriba de la casa?

Alice me ignoró
- ¡Por favoooooooor! ¡Decime cuál es la sorpresa! – le rogué
- No, criatura. Cuando llegue el momento la verás.
Alice me dio unos vaqueros medios apretados y una remera color verde con un estampado. En los pies me puso unas zapatillas Nike blancas. El pelo me lo ató con una cola alta.
- Ya estás. Puedes ir.
No fui corriendo porque no quería parecer ansiosa. Pero por dentro me estaba muriendo, necesitaba saber cual era la sorpresa que me estaban ocultando…
Cuando llegué al comedor estaban todos sentados alrededor de la mesa. No había nada nuevo. Solo estaba mi plato de comida y mi familia… ¿me habrá mentido Alice para que me despierte?
- Buen día loca – me saludó Emmet
- Buen… día – saludé y me senté a comer. Estaba desilusionada, Alice me había mentido sólo para que me despierte.
- ¿Cómo has dormido? – me preguntó Edward
- Bien – le respondí, cortada. Mi cara no estaba nada contenta…
- ¿Por qué ese humor, corazón? – me cuestionó Esme
- Por nada… - le respondí. Cuando vi a Alice en el comedor dije – es que odio que me mientan…
- ¿Quién te ha mentido? – preguntó mi madre
- Alice – la acusé
- ¿Yo? – se hacía la inocente
- Sí.
- ¿Qué le hiciste? – la interrogó Rosalie, le clavó la mirada, amenazadora.
- Me dijo que aquí me esperaba una sorpresa… pero sólo lo hizo para que me despierte. Maldita vampira mentirosa.
Al decir eso, todos se miraron sonrientes… no entendía qué significaba esas miradas…
- No debes mentir más Alice – le dijo Jasper, y soltó una risita
- Nunca te dije que AQUÍ te esperaba la sorpresa…
- ¿Entonces en dónde?
Se quedaron callados. Como no entendía, me quedé ofendida.
- Terminé – anuncié
- Perfecto. Vamos. – dijo mi papá
Me subí a la Ferrari de mi madre. Pero como siempre mi padre conducía y Alice, Jasper, Emmet y Rosalie iban en el porche amarillo de Alice.
En el auto esperaba que mi padre me diga la verdad.
- Papi. ¿Te puedo hacer una pregunta?
- Sí. ¿Qué sucede princesa?
- ¿Por qué Alice me dijo que iba a tener una sorpresa, y después cuando les dije que me había mentido todos se empezaron a reír?
- Porque tendrás una sorpresa, corazón. Alice nunca te ha mentido
- ¿Enserio?
- Si – mi cara se iluminó
- ¿Y tiene algo que ver con el piso de arriba de la casa?
- Ajá – me respondió
- ¿Y se puede saber cual es? – le rogué
- Nop
- Por favoooooooor, papi
- No corazón
- ¿Mami?
- Espera y lo sabrás
- ¿Cuándo?
- Después del colegio te prometo que te diremos la sorpresa
- Pero falta mucho…
- Sin peros – me retó mi padre – ahora baja de la camioneta, porque llegarás tarde a clases.
Ya habíamos llegado. No era muy lejos la escuela de nuestra casa, eso era lo mejor de el nuevo hogar, porque en la otra casa, teníamos como 45 minutos, ahora solo 5.
Ni bien entré a la clase, mi nuevo amigo, Jake, me volvió a hablar
- Hola Ren… digo Nessie
- Hola Jake. ¿Cómo andas?
- Bien ¿y tu?
- Bien por suerte
- Y, cuéntame ¿te gusta Ottawa?
- Si… es muy… pintoresco – fue lo único que podía decir
- Si, de verdad lo es.
Tocó el timbre y cada uno se sentó en su pupitre.
El día fue eterno. Todos los compañeros fueron muy amigables conmigo. Me hice amiga de, bueno, Jake, una chica llamada Celeste y otra llamada Carla. Eran hermanas, gemelas. Todos fueron muy amigables.
Cuando tocó el timbre para irnos, salí disparada de la clase. Alice me esperaba en su Porche amarillo. Era muy raro que Alice me venga a buscar al colegio… pero bueno, no cuestioné en absoluto. Estaba esperando la sorpresa que me esperaba en casa…
- ¿Cómo te fue en el colegio? – me preguntó con un tono amistoso
- Bien, por suerte
- ¿Sigues enojada conmigo, criaturita?
- No. Ya se me pasó. Papá me dijo que no me habías mentido, que ahora iba a tener una sorpresa, así que ya no estoy más enojada – y le sonreí.
- ¿Y cuál piensas que será la sorpresa?
- No lo sé. Pero quiero saberlo pronto.
Cuando llegamos a la casa, me tiré del auto y entré corriendo hacia la casa. Estaba ansiosa quería saber ya cual era la sorpresa.
- Renesmee… - me llamó una voz desde el living. Era mi padre – ven aquí…
Fui corriendo hacia el living. Ni bien entré, mis ojos no podían creer lo que veían…

0 comentarios:

Capítulos - Primera Parte